¿SABEMOS CUÁLES SON NUESTRAS VIRTUDES Y FORTALEZAS?



Chris Peterson y Martin Seligman, padre de la Psicología Positiva, desarrollaron un elaboradísimo estudio sobre las fortalezas y las virtudes de las personas; elementos básicos en su desarrollo personal y en la búsqueda de la felicidad. Estudiaron todas las culturas, religiones y libros cómo el Talmud, el Viejo Testamento, el Nuevo Testamento, Buda, Confucio, Jesucristo, etc. 

Todas las fortalezas incluidas además de tener que estar en todas las culturas, tenían que cumplir una amplia serie de condiciones.

El resultado del estudio fue que entre todas estas diferentes fuentes que se remontan a más de 3.000 años, coincidían en veinticuatro fortalezas incluidas todas  en seis virtudes :


Virtudes humanas:

1.       La sabiduría y el conocimiento
2.       El valor
3.       El amor y la humanidad
4.       La justicia
5.       La contención
6.       La espiritualidad y la transcendencia


Las fortalezas se forjan con el tiempo y la práctica, la perseverancia, la buena educación y la dedicación.

Nacemos con unas capacidades creativas que luego pueden ser estimuladas o no, pero todas pueden ser desarrolladas. Podemos distinguir una serie de  fortalezas que describen mucho mejor que las virtudes y que parecen ser comunes a todas las culturas de la tierra. Estas se presentan en distintas situaciones y a lo largo del tiempo.

Las Fortalezas descubiertas de cada Virtud  son las siguientes:

-Sabiduría y Conocimiento.
 Creatividad, Curiosidad, Amor, Juicio y mentalidad abierta y  Perspectiva

-Valor.
Autenticidad, Valentía, Persistencia y  Vitalidad

-El Amor y la  Humanidad.
Altruismo, Inteligencia social, personal y emocional y Amor en general

-La Justicia.
 Imparcialidad y equidad, Liderazgo y  Trabajo en Equipo

 -La Contención.
Misericordia, Humildad, Prudencia y  Autoregulación

-La Espiritualidad y la  Trascendencia.
 Gratitud, Apreciar la Belleza y la Excelencia, Esperanza y optimismo, Sentido del humor y  Espiritualidad



Lo que propone este estudio es que las personas  tenemos que tomar conciencia detectando y aprovechando las fortalezas principales que poseemos a nivel individual y que hemos  desarrollado de forma natural  aplicándolas  y poniéndolas  en práctica en la vida cotidiana, en lugar de enfrentarnos a  un número de cualidades obligatorias y que no nos son posibles de alcanzar.

Este método puede ser de gran utilidad en campos como los de la educación, psicoterapia y gestión de recursos humanos.


Esta clasificación permite a la Psicología Positiva enfocarse en aspectos básicos del bienestar y la felicidad, en lugar de basarse en enfermedades como siempre aparecen en los manuales de la psicología tradicional. 
Thanks for your comment